Tagged: 2008

Achilles To Kame (Aquiles y la tortuga).

Hoy, Achilles To Kame (Aquiles y la tortuga). Takeshi Kitano. 2008. Sobre cómo tratar de ganarse la vida y perder en el intento.

(haz clic para ver la galería)

No Age – Nouns

Nouns

Ao fin lles imos facer un oco máis que merecido en “odiocomicsans” aos estadounidenses No Age, banda nada a finais de 2005 no panorama underground de Los Angeles e formada polo guitarrista Randy Randall e o batería e vocalista Dean Allen Spunt.  O disco que vos presento aquí é o tan aclamado pola crítica “Nouns” (SubPop Records). Un álbume de rock fresco, sucio, xuvenil e traveso, que bebe do noise, do lo-fi e por ratos do shoegaze de finais dos oitenta e comezos dos noventa. Persoalmente paréceme un disco redondo de pouco máis de media hora, equilibrado e que engancha con facilidade. Samples e efectos ambient por ratos mesturados por momentos de pura enerxía  e platos a piques de crebar. Estes rapaces estiveron este verán en Santiago de Compostela e no Paredes de Coura, onde os puiden ver en vivo. Non vos vou mentir, o directo é técnicamente pobre, mais os meus pés apenas tocaron o chan. Botaba de menos esta sensación. Enerxía e música en toda a cara. Non agardades a conseguilo!

Recopilatorios Sub Pop

Sub Pop 100

 

Sub Pop 200

 

Sub Pop 300

 

Estos tres recopilatorios de Sub Pop diferencian tres importantes épocas en la famosa discográfica. El principio de los principios, en Sub Pop 100 de 1986, dónde ya aparecen clásicos como Sonic Youth, U-men o Scratch Acid y donde se mezclaba un rango de sonidos muy diverso, con varias apariciones electrónicas y experimentales. Sub Pop 200, editado a finales del 88, recoge el momento previo a toda la explosión musical de Seattle de principio de los 90 y reúne a muchas de las grandes figuras de la escena: Nirvana, Mudhoney, Screaming Trees, Green River, Tad o Soundgarden. Finalmente, como homenaje, en el 2008, sacan el Sub Pop 300, mezclando artistas clásicos del pasado con otros actuales (Fleet Foxes, Flight of the Conchords, The Postal Service…) y abriéndo más el abanico de estilos. Si estos recopilatorios son recordados a día de hoy no es porque Nirvana o Soundgarden estén en ellos, si no por la gran cantidad de grupos de sonido Seattle que recogen y que nunca tuvieron el suficiente reconocimiento que probablemente se merecían.

Harvey Milk – Life… The Best Game in Town (2008)

Life… The Best Game in Town

Que mellor xeito de comezar a miña colaboración co meu compañeiro de andainas musicais que falando deste disco. Harvey Milk é unha banda nada en Athens, Georgia, no ano 1992, baixo unha clara influencia de bandas como Melvins e Jesus Lizard, para os que abriron concertos por aquel entón. Desfixéronse a finais dos noventa e reapareceron posteriormente no ano 2006, fecha a partir da cal editaron cinco discos. Entre eles atópase este aclamado “Life… The Best Game In Town “, no que colabora ao baixo nada máis e nada menos que Joe Preston (Melvins, Sunn O))), Earth, entre outros). Atopámonos con guitarras pesadas, ritmos lentos que recrean ambientes repugnantes e sucios, nos que un sinte como o lodo vaino enterrando aos poucos, para posteriormente quitalo de enriba con punzantes e poderosos solos de guitarra. A experimentación tamén forma parte deste disco, con elementos que tentan dar unha pequena volta de torca a ese son tan característico dos Melvins. En definitiva, trátase dun bo álbume para aqueles amantes do noise, o sludge e o doom, incluso a pesar de que o seu guitarrista/vocalista Creston Spiers o vexa como o peor álbume da banda.

The Mars Volta – Bedlam In Goliath (2008)

Bedlam in Goliath

Después del relajado Amputechture de 2006, TMV volvieron con nuevo batería (vaya bestia parda) y dejaron salir sus influencias más clásicas del hard rock de los 70, todo impregnado magistralmente de la esquizofrenia permanente que parece que sufren los dos melenudos. Sus directos, desde la época At the Drive-in siempre fueron muy enérgicos pero a partir de aquí empiezan a coger la fama que se merecen, probablemente desde mucho antes. También decir que el disco se hace un poco largo de más, aunque se perdona porque la primera parte es apoteósica y que la historia de la ouija que se traían entre manos es pura basura.