Tagged: 2003

Thrice – The artist in the ambulance (2003)

The artist in the ambulance

Mis dos próximos posts serán de homenaje a dos grupos que esta semana han decidido separarse, para desgracia nuestra. En este caso, los siempre jovencitos Thrice han utilizado un entrañable eufemismo diciendo que pasarán de ser una banda a tiempo completo a ser una banda a tiempo parcial. Cosas de la modernidad, ya no se tiran las guitarras los unos a los otros, al menos en público.

Todo esto lleva a recordar su muy fructífera trayectoria, durante la cual, Dustin Kensrue y los suyos han ido suavizando su sonido y conceptualizando su trabajo. Nacidos del hardcore-punk bastante elegante y aguerrido (Identity crisis, The illusion of safety) tornaron su música en más contenida, conceptual, con atrevidos toques de experimentación (The alchemy index I, II, III & IV), coqueteando incluso con el rock alternativo y el indie (Beggars, Major/Minor). Entremedias, Thrice nos regalaron dos piezas clave en el extraño desarrollo del post-hardcore: The artist in the ambulance (2003) y Vheissu (2005).

Hay cierto debate en torno a cual de los dos discos es más representativo, dentro de lo difícil que es encontrar algo muy representativo en un grupo tan sumamente ecléctico como el de estos californianos del condado pijo de OC. Yo me quedo con el primero, más directo, pesado, pero recomiendo fervientemente la escucha tanto del Vheissu como del resto de su fascinante discografía. Un grupo de los que no se olvidan, un disco de los que permanecen.

Y sí, también pueden encontrarlo en Spotify.

Primus – Pork Soda (1993)

Pork Soda

Vuelvo con ganas después del parón veraniego forzado por al vagancia y un virus (de ordenador) y mis intenciones es subir a lo largo de los próximos días un repaso al trabajo del señor Les Claypool, cabeza de Primus y con infinitos proyectos a sus espaldas. El primero es mi trabajo suyo favorito, de cuando Primus ya estaba establecido como un grupo de cabecera del rock alternativo de los 90. Pork Soda es más oscuro y más concreto que sus anteriores trabajos, repleto de posibles “hits” (como si alguna canción de Primus pudiera acercarse a ser un hit) y con más potencia de bajo si cabe que sus anteriores trabajos. Como curiosidad, en 2010 sacaron una versión en español del temazo “My name is Mud” con la lógica traducción “Me llamo Mud”.