El formato digital

Que cada uno saque sus propias conclusiones, simplemente busco aclarar ciertos puntos que a veces la gente parece que pasa por alto.

El formato digital en el consumo de ocio ha entrado en todos los ámbitos: en la música tenemos Itunes  y demás servicios de venta, Spotify o Grooveshark; en la literatura los ebooks, especialmente con Amazon también han pegado fuerte, video con servicios como Netflix, Filmin o Youtube, Vimeo…  y en videojuegos con servicios tan populares como Steam, Origin o Direct2Drive.

Es evidente que el formato digital supone teóricamente una serie de cosas:

Hay una evidente disminución de los costes de producción. Los únicos costes que se mantienen son los derivados de la propia creación y su distribución a través de Internet (costes de servidores, soporte, la propia plataforma de venta…). Esto, en teoría debería traducirse en una bajada de precio del producto en las tiendas. Como todos supongo que hemos vivido alguna vez, no pasa siempre.

Los juegos de la PSVITA cuestan 5 euros menos la versión digital que la física, una reducción ridícula. Los álbumes en Itunes cuestan generalmente unos 10 euros, algo totalmente exagerado, al igual que el precio de un disco nuevo, digamos 20 euros por menos de una hora de música. Por el contrario, una subscripción mensual a Spotify cuesta 5 euros, Netflix 8$ al mes y las ofertas en Steam son de escándalo. Son las dos caras de la moneda, así que infórmate bien antes de comprar algo en digital porque probablemente se están riendo de ti en tu cara.

Es evidente que se crean una serie de “facilidades” para el usuario que ve como sin mover más que un dedo puede conseguir lo que quiera desde casa y en teoría a un precio más bajo. Además se abre un mundo nuevo de contacto directo con desarrolladores y creadores, con un servicio de atención al cliente mucho más especializado y rápido.

Además, y aunque no necesariamente debería ser así, el modelo actual predominante es aquel donde el producto digital viene con unas series de restricciones o DRM (Digital Rights Management, lo que vendrían a ser las inútiles protecciones anti-copia del pasado actualizadas) que impiden su uso libre. Esto podría parecer baladí, pero creo que es el caballo de batalla por el cual mucha gente (entre los que me incluyo y exceptuando el tema coleccionismo) no abraza directamente este modelo digital.

Estos DRM suponen una serie de derechos perdidos de los que debemos ser conscientes. Has perdido el derecho a prestar lo que has comprado, lo que más bien has adquirido es una licencia de uso del producto en vez del producto en sí. En muchas plataformas, para usar el producto necesitas estar conectado a la red con lo que no tienes pleno acceso a modificar o trastear como tú quieras con el producto adquirido.

Desde otro punto de vista, las empresas se han ventilado de un plumazo todos sus problemas de piratería, sin bajar el precio y recortando derechos a los consumidores. ¡¡Jauja!! Yo podría estar de acuerdo en vivir a través de licencias de uso, pero nunca jamás pagar lo mismo de lo que pagaba anteriormente por la edición física. De hecho, en mi caso estoy de acuerdo en comprar juegos en Steam a precios muy asequibles, pese a los increíbles DRM que cuelan; pero no estoy de acuerdo en comprar mp3 de dudosa calidad a precios hinchados. Lo mejor, piensa cuál es tu modelo de consumo de ocio, piensa si las alternativas que ofrecen responden a tus necesidades y si crees que no es justo lo que te ofrecen, sigue pirateando.

No te creas las milongas de que los autores se mueren de hambre. Los que se mueren de hambre van a seguir muriéndose de hambre igual. Las distribuidoras se llevan todo el pastel. Con excepción de los artistas independientes que solo dependen de sí mismos a los que  si veo lógico y ético hacer un esfuerzo por apoyarlos (siempre que pidan algo racional).

Deja de descargarte sus discos para tu madre, ¡se muere de hambre!

PD: Tenía clarísimo que el tema iba a desviarse a la piratería…

Advertisements

2 comments

  1. danidelacuesta

    Hay que dejar claro, de principio, que no todos los redactores (¿?) de OCS comparten este punto de vista, ni mucho menos.

    Tres puntos rápidos:
    1.Me parece justo y razonable que la reducción del formato físico al formato digital sea ridícula. Al fin y al cabo, no son los costes marginales la parte más importante del precio final de cualquier producto/obra/whatever cultural. ¿No mola? Pues no, la verdad es que mola bastante poco.
    2.Entiendo que moleste la inclusión de los DRMs. A mí me molesta. ¿Solución? No los firmes y no los compres. Apoya a aquellos artistas que se autoeditan o fomentan la libre distribución. Compra menos y disfruta más de aquello a lo que puedes acceder. Apoya otras soluciones como Spotify y acude a conciertos y festivales, no solo de los de 60€ (todas las semanas y en todas las ciudades los hay, ¡y están vacíos!).
    3.Con todo esto no quiero parecer que defiendo el status quo actual. Ni mucho menos. Es un modelo caduco y en decadencia, fácilmente superado por las posibilidades tecnológicas. Además, está sujeto a una realidad legal anticuada. Tiempo al tiempo, que todo cae.

  2. comomepos

    Es evidentemente mi opinión y estaría genial que pillaras el guante y escribieras la tuya en otro artículo 😛

    Estoy de acuerdo también con lo que dices, sobre el DRM lo que hace falta es que la gente se informe de dónde compra y las limitaciones con las que adquiere los productos. Lo que pasa, ya lo sabemos todos, a poca gente le importan estas cosas.

    Lo que vengo a decir es que el paso de formato les vino como anillo al dedo para establecer reglas de juego que no se atreverían con el modelo anterior (como unos que gobiernan ahora xD).

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s