Blues Funeral en Compostela

imagen de desconcierto.com

El pasado 28 de marzo, tuvimos el placer, comomepos y la suscriptora, de asistir al concierto que el señor Lanegan ofreció en Santiago de Compostela, donde nos presentó su último trabajo (aunque segundo con banda propia): Blues Funeral. El resultado fue satisfactorio y bastante correcto. Su voz retumbó por toda la sala Capitol, desde los cimientos del escenario hasta el palco desde el que escuchábamos. Sin embargo, se notó cierta contención que supondría la guinda del pastel. Tocó todos los temazos de su último trabajo y otros tantos del anterior, y durante aproximadamente hora y cuarto, su banda acompañó a la voz estrella por sus tortuosos senderos, ejecutando las melodías de forma precisa y hasta perfecta. Sin embargo, uno de mis temas favoritos, Hit The City, tocada en los primeros minutos del concierto, sonó más sencilla de lo esperado y menos atractiva, faltando la sombra de PJ a su lado, aunque tanto o más oscura que la pista del disco. La verdad es que la figura de Lanegan, con tantas colaboraciones a sus espaldas y por delante, es algo icónica y respetuosa. Figura que fue explotada durante el concierto, en el que apenas separó los pies ni cogió micrófono en mano. Su agradecimiento por la calidez del público se expresaba mediante ligeras inclinaciones y algún murmullo, gestos que nos hacían comprobar la hermética personalidad del hierático líder. Está claro que quien va a ver a Mark Lanegan no se espera un concierto lleno de júbilo y bailoteo, sino un buen rato escuchando buena música y disfrutando de un buen sonido y una voz sobrecogedora, por lo que a este respecto podríamos decir que nos quedamos satisfechos, pero no maravillados, pues la voz atada con la que ejecutó su track list a menudo se quedaba a medio camino de lo que podría dar de si. Y dicho lo dicho, te seguimos queriendo, Mark.

Blues Funeral

En cuanto al disco, Blues Funeral, el segundo que saca en solitario después de su maravilloso Bubblegum, de 2004, nos sorprende esta vez introduciendo electrónica un tanto machacona que supone un respiro al denso sonido del álbum. Un disco  fresco y sorprendente conformado por doce pistas que van dando forma al sinuoso camino por el que nos lleva la cavernosa voz de Lanegan y que de forma pausada nos muestra de que está hecho su particular rock blusero que cuenta con alguna joya de la pista a explotar.

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s