Nintendo, hora de espabilar (I)

Nintendo, tu antes molabas

Nadie ajeno al mundo de los videojuegos diría que a una empresa del calibre de Nintendo le pueden ir mal las cosas. Es más, una empresa que es lider del sector, que en la última generación es la que más consolas ha vendido de calle, tanto en sobremesa con la Wii y arrasando en portátil con Nintendo DS (y demás sacacuartos como DSi o XL Dsi) puede estar ante el fin de su hegemonía.

Analicemos lo que ha hecho desde los 90 cuando también se comía el mercado con NES y Super Nintendo:

En 1998 sacaba al mercado la Nintendo 64, una auténtica revolución en cuanto a usos del 3D y con un fallo increíble, usaba cartuchos! Las cargas en los juegos eran mínimas pero el espacio de memoria disponible para los juegos palidecía en comparación con el CD que aprovecharía Playstation y Sega Saturn. Las compañías “third parties” (empresas que desarrollan juegos para las consolas) abandonaron en masa, ya que no podían meter en los cartuchos todo lo que querían, en un momento en el que los juegos cada vez más ambiciosos arrasaban el mercado (Final Fantasy, Metal Gear Solid, Resident Evil…). Mientras tanto para sacar Nintendo un juego de este calibre, necesitaba grandes inversiones en mejorar los cartuchos. Nintendo demostró que se podía con los grandes Metroids o Legend of Zelda pero las demás compañías no tenían tanta pasta como para jugarsela así.

Droga de la buena. Vaya vicios a esta mierda

Con este panorama y sustentándose solo en pocos pero buenos juegos producidos por ellos mismos y por Rare (honrosa excepción que salvó a Nintendo en cierto modo con sus Donkey Kong, Banjo Kazooie o Perfect Dark), Nintendo cedió el liderato a Sony con su famosa Playstation. De repente, en vez de “niño, deja de jugar a la Nintendo” se pasó a “papá, quiero una Playstation”.

Después de la Nintendo 64, la compañía surcó sus tiempos más oscuros. Con la Gamecube de 2001, ni se acercó a Playstation 2 y lo que es peor, no aprendieron de sus errores. Volvieron a escoger un formato propio para los juegos llamado el Nintendo Optical Disc. Además, las third parties volvieron a dejarla de lado (cosa que todavía sigue ocurriendo a día de hoy, 15 años después) y el catálogo de Gamecube aún palidecía más que el de su predecesora. Evidentemente, Nintendo sabe lo que hace y sacó al mercado muchos juegos geniales que aguantaron  el tirón de la todo poderosa PS2.

Qué mierda es esto? Una manguera? El primer Mario que no moló.

Después de esto, Nintendo se encontraba en el punto más bajo de su historia. Apaleados en sobremesa, el gran éxito obtenido con el lanzamiento de Pokemon en Gameboy fue lo que permitió que no tuvieran muy graves problemas económicos.

La resurrección de Nintendo y posterior caída que auguro es el próximo post de esta historia. Y también queda en el tintero el otro gran fracaso de la gran N, la Virtual Boy.


					
Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s